No existe realmente ningún método definitivo en nuestro desarrollo, la solución a nuestros problemas o una píldora mágica de la felicidad. Todos/as estamos viviendo en un momento en el que cada vez nos hemos hecho más conscientes de nosotros/as mismos y estamos buscando una forma de vivir mejor, de ser más felices e incluso buscando las razones de nuestra existencia unido a un propósito.

También estamos aprendiendo de la importancia de seguir nuestro camino, de hacer las cosas a nuestra manera y aprendiendo a manejar esa libertad. Cada vez más nos damos cuenta que desde de dentro de nosotros/as mismos están las respuestas y que nada ni nadie puede saber mejor que nosotros lo que nos hará felices y lo que realmente necesitamos.

El coaching nació dentro de este concepto y esta idea de que nadie sabe más que tu sobre ti mismo y nadie puede hacer ese cambio por ti sino tu. Yo construyo un sistema con base en muchas disciplinas y un enfoque novedoso una forma de ayudarte a que logres por ti mismo conseguirlo. Esta es la principal razón por la que funciona, porque tu eres el artífice de tu propia vida y el proceso de coaching te ayuda a conseguirlo.

El proceso de coaching crea el espacio para que la confianza en tu independencia surja de forma natural. El coaching evocará que esa confianza crezca dentro de ti mismo/a. A través de primero confiar en el proceso y en tu capacidad de transformación. Esto se irá produciendo a medida que las sesiones se sucedan. Una vez adquirido formará parte de ti, cada vez que quieras iniciar algo, o que se produzca cualquier cambio. La confianza es esa base sin la cual cualquier proceso de transformación no se produciría.

Cuando canalizas la energía que está en tu interior y permites que salga afuera, hacia el exterior con tu propia luz se producirá el cambio, reconocerás tus talentos, descubrirás tu propósito externo. Las sesiones privadas son una forma eficaz para enfocar esta canalización, y conseguir que se produzca está transformación y claridad.

Las razones por las que no hacemos algo o no damos iniciado un proyecto que realmente deseamos son varias y muchos factores influyen. A menudo la falta de claridad, el miedo o no sentirse preparado son parte del motivo. Cuando recibes consejos al respecto, lees sobre el tema o recibes pautas parece que parte del problema queda resuelto. Generalmente resulta algo momentáneo. Pasado el tiempo la claridad sigue sin producirse, los miedos siguen ahí y la sensación de no ser suficiente o estar lo suficiente preparado no ha desaparecido. Esto es así porque el único/a que puede realizar este cambio eres tú. Hasta que no seas consciente de esto no sucederá de verdad. Por esta razón el proceso de coaching está siendo tan efectivo, porque evoca y produce la situación necesaria para que te des cuenta, para que tu elijas, decidas y te sientas de otra forma. Entonces es cuando llegaras a ese lugar donde está la claridad, eres capaz de dar el salto por encima de tus miedos y tomas una perspectiva real de tus capacidades y de lo que eres capaz.

La presencia del coach cobra mucho sentido sin embargo la ayuda que recibirás será muy diferente a lo que estás acostumbrado/a si no estás familiarizado/a con el proceso. Inicialmente cuando buscamos apoyo para cambiar algo queremos un método pasivo, cómodo. Un método en el que alguien profesional y preparado nos indique que hacer o incluso lo haga por nosotros para que podamos así cambiar. Esto es muy legítimo y por supuesto puede tener algún tipo de beneficio momentáneo, que nos haces sentirnos bien.

No obstante, más y más somos conscientes de que es nuestra voz interior la que nos debería guiar, de que somos nosotros mismos los verdaderos artífices de nuestro propio desarrollo personal, de nuestros logros. El coaching funciona y es una forma de ayuda efectiva y diferente por:

  • El proceso. Está diseñado con un proceso que te irá guiando de manera que llegues a ese lugar al que deseas. Tu coach está entrenado/a para ello. Evocando en cada sesión poco a poco el darte cuenta dando pasos en la dirección de lo que quieras conseguir.
  • Acelerando la transformación. Precisamente por ese apoyo que recibes irás más rápido. Verás las cosas con mayor claridad. Y a ti mismo/a te darás la oportunidad de ver como las situaciones en en las que estás estancado/a se disuelven.
  • Tu propio sistema. Al final del proceso cuando lleves trabajando un tiempo en sesiones privadas no sólo notarás que te estás transformando sino que has adquirido este hábito de observación y búsqueda de perspectiva de forma autónoma. Se produce un aprendizaje de como escucharte, escuchar tu voz interior evocándote a ti mismo/a y tomando acción. De esta forma tu coach te hará independiente de el/ella. Este es el objetivo.
  • Plena presencia consciente. Esto es algo muy poderoso, ya que este espacio te permite sentirte plenamente apoyado/a incluso a nivel energético. Te sostiene de forma que te permite escucharte a ti mismo/a. Permite que tu confianza aumente y evoca la transformación.
  • Apoyo a la acción. Una vez que tomas acción sobre aquello que quieres conseguir el coaching continúa con apoyo entre sesiones hasta que ese proceso de acción se haga natural en ti.

La pregunta fundamental para que tu vida cambie se convierte en : ¿Qué estoy dispuesto a hacer por mi mismo/a para que ese cambio se produzca?

Si te ha gustado, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin