Transformar negocios para que estén en línea con la abundancia es una forma nueva, un nuevo paradigma de cambio.

Abundancia es un concepto más amplio que retorno de inversión o beneficio. Este cambio de paradigma requiere una nueva forma de ver las cosas para lograr empresas, negocios y trabajos prósperos.

Uno de los pensamientos iniciales con una intención de un negocio consciente es que el ¨Negocio siga funcionando para que el objetivo por el que se ha creado siga vivo¨.

La intención de cada iniciativa se convierte por tanto en el motor fundamental de la misma. Los negocios conscientes se crean con un propósito de servicio para transformar el mundo, conseguir una forma de vida mejor a nivel global.

¿Cómo encaja por tanto esta idea ¨de generosidad¨ con la abundancia? De una forma prácticamente mágica sin perder lo que se podría llamar como un sentido práctico.

El concepto de abundancia añade el crear ese espacio de trabajo, libertad, de unidad, de armonía unido a un expansión económica del negocio.

Al estar creado por personas conscientes conectadas a esta idea, la abundancia surge desde este lugar. Por tanto se impregna en todas las áreas del negocio? desde la elección del objeto del mismo, hasta la intención de prosperidad.

El negocio consciente fluye y trabaja en armonía con las leyes del universo. Y encuentra su equilibrio entre el propósito interno y externo de las personas que lo componen. A través de esta comprensión de la abundancia llegan los clientes y la prosperidad económica. Ligándose así al propósito externo y la parte práctica de nuestras vidas.

El propósito externo del negocio consciente liga la abundancia a un sentido mas mundano. A la organización, las actividades diarias, a las decisiones estratégicas, a la comercialización. A todas las actividades propias de cualquier tipo de emprendimiento.

Sin embargo todas estas actividades están marcadas por:

Un uso del tiempo organizativo diferente, más orgánico.
Estructuras prácticamente planas.
Una comprensión absoluta que basa la actividad en diversos sistemas colaborativas.
Una idea de la palabra ¨trabajo¨ que de alguna forma no encajan en la definición tradicional.

Los componentes o al menos promotores del negocio consciente funcionan desde un sentido de propósito, como un tipo de misión vital. Su motor es motivaciones. Desde este lugar la abundancia surge de diversas formas:

  • A través del enriquecimiento de sus vidas realizando proyectos que realmente les motivan con un sentido de misión vital y de estar haciendo algo transformativo.
    Desarrollando entornos donde otras personas puedan también hacerlo.
  • Creando ideas y servicios, productos que cambien la forma de vida global, mejorando y ayudando a un forma más consciente de vida.
  • La recepción económica se convierte en un medio de libertad. La abundancia económica en un un vehículo, un medio y no un fin en si mismo que proporciona libertad al bienestar general y activa más capacidad para generar mas abundancia global.

Los promotores de negocios conscientes no buscan tener más, poseer más o expandir solamente su beneficio. La abundancia en sus vidas no está marcada por la riqueza. Un beneficio saludable es esencial en un negocio consciente, pero no el único indicador de éxito. Todo en nuestra vida está interconectado. Todo lo relacionado con el mundo empresarial impacta a las personas, al entorno y al mundo que les rodea.

De esta forma aunque el tejido empresarial es la fuente de algunos de los problemas fundamentales de nuestro mundo también paralelamente son la fuente de la mayor esperanza y potencial para poder resolver estos problemas. Es ahí donde existe una oportunidad muy valiosa.

Es ahí donde un nuevo sistema de abundancia surge, más en armonía con las leyes del universo. Mas consciente del verdadero bienestar para todos promovido por personas conscientes para las que este es uno de sus objetivos.

Se trata de comprender la naturaleza de conexión que tiene el mundo empresarial en lo que hacemos, en nuestras intenciones y en nuestras acciones. Reconocer que el mundo puede cambiar dependiendo de como llevemos nuestros negocios y como compartamos nuestra abundancia. La posibilidad de compartir abundancia con el mundo sin esperar total retorno de inversión.

La idea del dar para recibir, reconocer un universo expansivo comprendiendo que lo que se recibe no tiene sólo un formato, una forma o un tiempo. El universo es receptivo y crea abundancia de formas sorprendentes y diferentes. Esta expansión del universo tiene reflejo directo en la expansión de abundancia así que las acciones de dar tendrán siempre una recompensa de forma inimaginable.

No se trata por lo tanto de que no se creen negocios o de sobrevivir sino de crear empresas realmente eficientes, novedosas. Se trata muy al contrario del incremento del bienestar global incluyendo al emprendedor.

Cualquier negocio puede convertirse en consciente o más consciente desde donde está. Cada acción por pequeña que sea tendrá un impacto en la abundancia global, en el bienestar global de todo el planeta.

Si te ha gustado, compártelo...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin